finales y comienzos Guarda Portugal

“Todo inicio tiene un final y cada final no es más que un nuevo comienzo”.

Finales, todo un tema… Cierre de ciclos, algo se acaba y a veces hasta se destruye, nos guste o no. Destrucción que incluso puede causar miedo porque no es fácil aceptar que algo finaliza, sea como sea, pero se termina y lleva a un punto de clímax donde se genera mucha incertidumbre ya que es el punto de partida de un cambio.

A veces, ese cambio lo vemos venir y muchas de ellas tenemos la opción de actuar ante él, y otras aunque podamos actuar no lo hacemos, a veces por miedo otras porque simplemente no estamos listos, pero la vida tarde o temprano trae el cambio y cada cambio viene con un final y un nuevo principio.

Se tiene que acabar algo, eso que ya no es sostenible, ya no se alinea con la persona que eres hoy, que claramente no es la misma de ayer. Has cambiado, sí. Por lo tanto, es hora de dejar atrás lo conocido, y aunque muchas veces el camino es incierto, hay algo dentro que te dice que esto ya no es para ti, ya no lo quieres más… Tal vez no tengas tan claro lo que quieres, pero tienes claro lo que NO quieres.

Este entendimiento ha sido clave en mi vida, entender lo que no quiero y saber dejarlo ir, me ha permitido “por descarte” alinearme con lo que SÍ quiero. Querer estar mejor, y no desde el punto de vista del ego insaciable, sino del verdadero Ser que te muestra más de tu esencia. 

Por ahí escuché que hay dos formas de generar un cambio, uno por insatisfacción o sufrimiento y otro por excitación o emoción. Estos dos motores de cambio se nos presentan en la vida como oportunidades para acercarnos a lo que verdaderamente queremos. Con el primero llegamos a un punto de insatisfacción tal que ya no queremos más esa experiencia, a veces incluso podemos sentir que “tocamos fondo” y ya no podemos ir más allá en esa dirección, sólo queda ir por la dirección opuesta. Muchas veces este camino puede incluir mucho sufrimiento pero finalmente es sólo eso, un motor de cambio.

Y por el contrario, el otro motor, surge de la excitación que nos genera algo que queremos, que nos llama la atención, que nos emociona, también nos permite hacer cambios en nuestra vida, es como un imán que nos atrae y nos dejamos llevar en esa dirección, correcta o no, es nuestra experiencia personal. 

Sea cual sea el momento que estás viviendo, te incito a que incorpores estas 2 ideas:

  1. Consciencia de tu situación actual 

Esta consciencia te permite observar lo que estás viviendo ahora mismo, dejando a un lado la emoción y el juicio, aunque sea solo por un momento, pero te da cierta ecuanimidad para luego tomar decisiones. La emoción en sí, puede también ser un buen motor de cambio, pero muchas veces nos nubla y no somos capaces de actuar conforme a lo que verdaderamente queremos. Para tomar consciencia aquí unas preguntas útiles: si yo fuera otra persona, ¿Cómo vería mi momento actual? ¿Qué le diría a alguien que estuviera en mi situación?

  1. Dejar ir lo que tenga que irse

Es claro que no podemos controlar todo en la vida, por no decir casi nada. De lo único que tenemos un verdadero control es de nuestras acciones y reacciones, por tanto, permite que lo que se tenga que ir se vaya, que se derrumben esas estructuras que ya no son sostenibles. Deja de querer mantener ese castillo de arena que alguna vez se sostuvo, es de arena, se va a caer tarde o temprano.

Este dejar ir y dejar ser, inevitablemente va a traer cosas nuevas. Buenas o malas, eso ya lo decidirás tú, pero si no, ¿de qué otra forma van a venir los cambios?

Los finales generan incertidumbre, pero también son la puerta a nuevos comienzos, nuevas oportunidades, nuevas experiencias que te permitan descubrir más de ti mismo y alinearte con tu verdadera esencia.

Foto: Cidade da Guarda, Portugal

Facebook
Instagram

2 pensamientos en “Finales y Comienzos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Adriana Lopez. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.