conexión Rabat Marruecos

Hoy me han motivado a escribir esas personas que, sin saber quienes son leen mis palabras, conectan y se inspiran con ellas. Una sensación maravillosa que me da vida. Para mí es un regalo saber que hay gente que lee y resuena con esta esencia.

A veces no tengo energía, la vida se complica, el físico se degrada, la mente no responde cómo me gustaría y la inspiración se disipa entre nubes que me impiden ver lo importante, lo esencial.

Aquello que da sentido…

Qué crucial encontrar esa inspiración, sin ella la vida no tiene sentido, si no hay esa conexión.

La verdad nunca me pregunto de dónde viene, porque no es algo que busco conscientemente. A lo largo de la vida aprendo cada vez más a aceptar el momento presente, dejo de pelear con lo que hay. No soy la misma todos los días, ahí mi impermanencia sale a relucir. Y aunque a veces no me gusta quien soy, recuerdo que esa sensación es pasajera, ya cambiará y no es la que me acompaña generalmente. He aprendido a aceptarme a cada momento y aceptar lo que soy, me guste o no, al final la aceptación hace que aprenda a entenderme y termine gustándome, porque cuando me entiendo me permito Ser y viceversa. Y así puedo generar nuevas perspectivas de mí misma, que, sin juicio, puedo comenzar a cambiar y acercarme a lo que más me gusta de mí, mi mejor versión.

La clave está en no juzgar

La clave está en no juzgar. Aceptar con ecuanimidad eso que hay, eso que haces en este momento. La manera en que te comportas y por ende aceptar a los demás y a las situaciones.

La ecuanimidad es la capacidad de no reaccionar ante situaciones que se presenten.

La aceptación crea espacio, a diferencia de la resistencia que no da espacio a eso que ya está.

Ese espacio que se crea, permite ver sin prisa, sin urgencia de comprender, permite sentir lo que hay. Cuando la mente no está condicionada, comienza a observar verdaderamente y tiene la capacidad de observar desde nuevas perspectivas.

No quiere decir que me obligue a quedarme ahí en esa circunstancia, porque si fuera así también me estaría resistiendo al cambio. Pero si me permito fluir realmente y darle espacio a eso que se presenta, puedo aprender de ello, porque cada situación tiene una razón y un para qué, solo depende de mi que lo vea y le saque provecho como parte de mi crecimiento.

La chispa de la inspiración

La inspiración es esa conexión que puede llegar a través de cualquier vehículo, pero sin duda requiere una mente presente capaz de observar y sentir aquello que se presenta, porque cuanto más presente estamos, más abiertos a recibir esa chispa inspiradora venga de donde venga.

Abierta y atenta a lo que se presenta.

Facebook
Instagram

Foto: Rabat, Marruecos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Adriana Lopez. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.